Monthly Archives

julio 2016

Rodar sin red.

By audiovisual, campamentos infantiles, cine para niños, talleresNo Comments

Cada año, el primer día de campamento, me pregunto por qué me meto en estos líos… Cada año me asaltan las mismas dudas: ¿seremos capaces de hacer una película? ¿Tendrá un mínimo de sentido? Y lo más importante: ¿podremos hacerlo sin que los niños parezcan condenados a galeras o un gulag?

El planteamiento de MenudaPeli es bastante suicida: reunir a niños de edades muy distintas, que no se conocen entre sí y sin la menor idea de cine y conseguir que, en nueve días, ideen, escriban, rueden y monten un cortometraje, para mostrárselo a sus familias en el último día de campamento. Parece una especie de relato del Génesis, pero sin ayuda divina. Solo entusiasmo infantil, un arma poderosa… aunque difícil de manejar.

No es un campamento al uso, donde los niños encuentran juegos y diversión sin límites. Nosotros les proponemos un reto bastante complejo y, para lograrlo, tienen que trabajar, estar concentrados, negociar, solucionar tensiones, guardar silencio…. En fin, ¡esas cosas que los niños les gusta tanto hacer!

Imaginación al poder

Maquillaje zombie con base de Cola Cao, una bruja bipolar y unos cientificos locos...

Cualquiera que haya estado en un rodaje sabe de lo que hablo. Hay mil cosas que pueden fallar… y fallan. Pero en los campamentos de MenudaPeli no tenemos para corregir. Si el martes llueve, la escena se rueda con lluvia, porque no hay más días; si el actor se le olvida de traer la ropa, se rueda con otro vestuario. Y si el audio no sale porque hay un jardinero soplando hojas con un cacharro infernal, pues se subtitula. Aquí no hay segundas tomas, ni ensayos. El viernes vienen los padres y los abuelos y hay que tener una pelicula, unas tomas falsas y unos títulos de crédito. Y, ¿sabéis qué? Al final, siempre sale.

De verdad que no sé cómo, pero sale. Y además, ¡disfrutan! Los niños llegan todas las mañanas deseando ponerse un potingue hecho con cola, harina y Cola-Cao que con el calor pica y duele al despegarlo como una tirita. Llegan deseando rodar, a pesar del calor espantoso, de que hay que repetir, a pesar de que aquel día le toque el protagonismo a otro. Y llegan llenos de ilusión y de ganas de contar su historia y de participar.

A mí todo eso me sigue alucinando a pesar de los años. Hay algo profundamente reconfortante en rodar de esta manera, a lo salvaje, rodar por rodar, sin la presión de los adultos, por el mero placer de contar una historia. Si nuestros efectos especiales son de risa, nos da igual. ¿Sirven para contar la historia? Pues ya está, siguiente toma…

Un año más, lo hemos conseguido: un cortometraje  de 20 minutos hecho por niños en dos semanas…

Aún no sé cómo lo hacen.

Enhorabuena a todos. Aquí os dejo su obra

FIN DE CURSO EXTRAESCOLAR DE CINE.

By audiovisual, cine para niños, extraescolar, talleresNo Comments

La semana pasada terminamos el curso de cine que organizamos para AEST y Arca educativa en el Teatro Berlín. Han sido nueve meses de muchas emociones y grandes momentos… ¡y de muchísimo y satisfactorio trabajo!

Ya habíamos realizado actividades y pequeños campamentos con Arca, pero es la primera vez que trabajamos durante un curso escolar completo con chicos de altas capacidades. Además de haber sido una experiencia muy estimulante, esto nos ha permitido aprender mucho sobre sus circunstancias, sus fortalezas y los desafíos que deben afrontar.

Nos han maravillado su capacidad narrativa, su entusiasmo, su interés por aprender, su afán participativo. Pero también hemos visto algunos problemas para relacionarse con los demás, impaciencia y cierta intolerancia a la frustración. Este cóctel complejo y maravilloso de personalidades es lo que ha convertido este proyecto en un reto apasionante.

MenudaPeli les propuso una historia con dos condicionantes: debía protagonizarla un grupo de niños y debía figurar una traición. Los niños añadieron otra: viajes espaciales. Y, entre todos, nos pusimos manos a la obra.

Nos salió una historia de hermanos enfrentados, complejas maquinaciones, escenas de acción (las coreografías de lucha fueron un punto fuerte del rodaje) y escenarios espaciales. Tenemos más efectos especiales en esta película que en todas nuestras otras “producciones” juntas, lo que os puede indicar el nivel de exigencia que manejaban los chavales.

Añadid a la mezcla toda la labor de escenografía y vestuario espacial y os haréis idea del tinglado en el que nos metimos. Pero, para MenudaPeli, el cine es la herramienta perfecta para trabajar la convivencia, la capacidad de resolución de problemas, el trabajo en equipo y la perseverancia, así que ¡nos encantó el reto!

Tras un trimestre de preproducción (guión, storyboard, vestuario, planificación) nos lanzamos a rodar. 16 páginas y 11 escenas pueden parecer poca cosa. Pero, con un equipo artístico y técnico formado por niños y una sesión semanal de dos horas ¡es todo un desafío! Cualquier fallo, retraso o epidemia de virus infantiles podía desbaratar nuestro plan de rodaje. Los chicos, podemos asegurar, estuvieron a la altura. Unos hicieron un esfuerzo sobrehumano por contenerse y dejar participar a los demás; otros, en cambio, tuvieron que plantar cara a su timidez para ponerse ante la cámara. Algunos aprendieron a trabajar con compañeros que (ejem) no eran del todo de su agrado. En resumen, todos arrimaron el hombro y sacaron lo mejor de sí mismo con tal de sacar adelante su película. ¡Esa era la idea!

Suelo decir que hacer una película es una búsqueda del tesoro. Tienes un mapa (el guión) que te indica el camino, pero el peligro acecha en cada giro del sendero. Y en esta ocasión hemos sufrido todas las aventuras posibles: dificultades técnicas, problemas de agenda (ay, de nuevo, esos virus infantiles), inclemencias meteorológicas… Pero después de tantos esfuerzos y peripecias, conseguimos llegar a la “X” y al cofre enterrado. Aquí está nuestro tesoro. Esperamos que lo disfrutéis, al menos, tanto como nosotros.