La estructura narrativa

La estructura en tres actos es una cosa que se inventó Aristóteles. Bueno, puede que a alguien se le ocurriera antes, pero él fue el primero en dejarlo por escrito. No es la única que existe, pero es una de las más antiguas, intuitivas y utilizadas. Hitchcock la usaba mucho y es como una plantilla para hacer historias y que queden emocionantes y divertidas. Tenéis que dividir vuestra historia en tres partes: planteamiento (acto I), nudo (acto II) y desenlace (acto III).

Planteamiento (acto I). Se presenta al protagonista, al antagonista (si lo hay) y a los personajes principales. Hay que situar al espectador: de qué va la historia, dónde y cuándo sucede, a qué género pertenece… En este acto sucede algo que pone la historia en movimiento y que recibe el nombre de detonante (por ejemplo: Luke Skywalker ve el mensaje de Leia y decide ir a buscar a Ben Kenobi). El protagonista se pone en marcha, la acción avanza… y sucede algo inesperado que hace que la historia cambie bruscamente de dirección. es lo que se llama el primer punto de giro (por ejemplo: cuando Luke, que no quiere acompañar a Ben, ve a sus tíos muertos y decide marcharse de su planeta).. 

Nudo (acto II). El protagonista reacciona ante el primer punto de giro planteándose alcanzar determinado objetivo (rescatar a Leia, convertirse en jedi). Para conseguir lo que desea debe vencer los obstáculos que irán apareciendo a lo largo de su camino, y enfrentarse al antagonista.

Al final del segundo acto sucede algo que, de nuevo, cambia bruscamente la historia de dirección. Es lo que llamamos “segundo punto de giro” (la muerte de Obi Wan) y habitualmente es algo que hace que parezca que el personaje no tiene ninguna posibilidad de alcanzar su objetivo, que lo sitúa en el momento más desesperado de su trayectoria.

Desenlace (acto III). Cuando el tercer acto empieza, parece que todo esté en contra del protagonista (van a atacar la Estrella de la Muerte, pero son muy pocos y el disparo necesario casi imposible); pero este encuentra una manera de intentar cambiar su situación desesperada bien porque encuentre otra forma de conseguir lo que desea, bien porque decida jugarse el todo por el todo o porque aparezca una nueva meta (en nuestro ejemplo, gracias a la fuerza y al retorno providencial de Han Solo).

El protagonista se lanza en esa nueva dirección, se enfrenta al antagonista en el clímax de la historia y consigue su objetivo (a menos que estés escribiendo una tragedia, en cuyo caso el personaje fracasará). Finalmente, el protagonista muestra al espectador la transformación que su personalidad ha sufrido o qué aprendizaje ha realizado a lo largo de sus experiencias durante la narración.

Os dejo una presentación con ejemplos aqui.

Join the discussion One Comment

Leave a Reply