¡Ya tenemos historia! Mucho mejor: tenemos un guion que hemos dividido en secuencias. Es hora de ponernos con la producción. Este es el momento de preparar todo lo que vamos a necesitar en el rodaje, especialmente algo que los niños siempre reciben bien: los disfraces.

Y son importantes, porque el vestuario y el maquillaje ayudan a los espectadores a meterse en la historia y son importantes a la hora de definir los personajes y la historia. Si una mujer con estetoscopio y bata blanca entra en un dormitorio, no hace falta explicar que es una médica y que hay alguien enfermo, ¿verdad? 

El ingenio y la imaginación son aquí fun-da-men-ta-les. Hay por ahí auténticos genios del disfraz, que con dos tapones y una cartulina se montan un disfraz de robot de caerse de espaldas.

Yo no soy uno de esos genios, por cierto. Por eso recurro a pinterest, a blogs especializados,a amigos que se dan mejor maña que yo… Os dejo unos enlaces para que os inspiréis:

Vestuario:

Maquillaje:

No os olvidéis del “atrezzo” o utillería, es decir, todos los objetos que llevan los personajes o que están a su alrededor, y que necesitan para actuar: un cepillo de dientes, una silla en la que hay que sentarse en cierto momento o la puerta con la que se dará un golpe alguien. Según la película que hagamos, serán objetos cotidianos o peculiares. Pero no os obsesioneis con que vuestro talismán de poderes malignos no palpita como está en vuestra historia, o con que se nota mucho que los mandos de la nave espacial son los mandos de la consola montados sobre una caja de cartón. Lo importante es disfrutar del proceso. 

Algunos elementos de atrezzo son imprescindibles para contar la historia: la copa de vino envenenado que provocará la muerte de un personaje, una maleta con un doble fondo para el espía, una jeringuilla con la cura de la epidemia mortal… (no sé en qué estoy pensando…). Todo esto debéis tenerlo preparado antes de empezar a rodar. Es muy útil hacer una lista de todo el material que será preciso en cada secuencia. 

Aquí os dejo una hoja para que podáis planificar cada escena: HOJA DE DESGLOSE.

En este punto del proyecto es importante revisar cómo vamos de equipo: 

La cámara: algunos tendréis una cámara de cine, bastantes una de fotos con la que se puede grabar… Pero por ser democráticos, vamos a dar por hecho que todos vais a rodar con el móvil. Y debéis tener en cuenta algunas cosas: 

Rodar en horizontal: aunque últimamente se va popularizando el formato vertical en ciertas redes sociales, sigue siendo recomendable usar este formato. 

El trípode: uno de los problemas de grabar con móviles es que son muy ligeros y por lo tanto la imagen tiende a temblar. Si tenéis un trípode (hay muchos para móviles, y bastante asequibles), genial. Si no, podéis fabricar uno casero. Hay muchas maneras, pero este vídeo os puede ayudar: https://www.pinterest.es/pin/352617845804263024/ 

Sonido: es uno de los fallos más habituales entre nuestros pequeños directores. Vamos a asumir que no tenéis micrófonos de ningún tipo en casa, y que solo disponéis del teléfono. Si es así, tened en cuenta un par de cosillas:

  1. Buscad el micrófono del móvil y no lo tapéis con el dedo.
  2. Dirigidlo, siempre que se pueda, hacia la fuente del sonido.
  3. Acercadlo lo más posible al origen del sonido y mantened el móvil siempre a la misma distancia, para que el volumen no suba y baje.
  4. ¡Mandad callar! Hay que minimizar el ruido ambiente durante la grabación.
  5. Y no olvidéis poner el teléfono en modo avión antes de empezar a grabar, o las notificaciones, vibraciones y llamadas entrantes estropearán esa escena que os estaba saliendo tan bien. 
Joven sonidista

Hay un truco que consiste en grabar el sonido por separado, con otro móvil, y luego unir ambos archivos. La ventaja es que puedes poner el segundo móvil muy cerca de los actores, bien escondido, o improvisar una pértiga con un palo de escoba y cinta americana. 

Joven sonidista en acción.

El cine, de hecho, se hace así, grabando imagen y sonido por separado, y usa la claqueta para sincronizar ambos, más tarde, en el ordenador. http://www.menudapeli.es/herramientas-de-cine-la-claqueta/

Dudamos que tengáis una claqueta en casa, pero podéis dar una fuerte palmada frente a la cámara. Servirá igual. 

Efectos especiales: pociones fabricadas con bicarbonato y vinagre, látex casero… Internet está llena de posibilidades y sugerencias. Es uno de nuestros momentos favoritos de un rodaje y los pequeños lo disfrutarán mucho. Os dejo aquí una fórmula que en MenudaPeli solemos usar, pero hay muchas más. https://mott.pe/noticias/paso-a-paso-como-hacer-efectos-especiales-para-tus-videos/#Efecto_Humo

Y, sobre todo, recordad el secreto MenudaPeli del éxito de cualquier rodaje casero: perseverar, no frustrarse porque las cosas no salgan perfectamente y disfrutar de todo el proceso. ¡El cine, divirtiéndose, sale mejor!

Leave a Reply